Diferencias entre un pozo negro y una fosa séptica

Un pozo negro y una fosa séptica son métodos tradicionales de gestión de residuos que no están vinculados a un sistema público centralizado de tratamiento de aguas residuales. A pesar de su similitud, existen claras diferencias entre ambos.

Tabla resumen

Pozo negroFosa séptica
Desarrollado a finales del siglo XVII Desarrollada en el siglo XIX
Compuesto por un contenedor cilíndrico de residuos Compuesto por un tanque de residuos y un campo de drenaje
Almacena los residuos Almacena, trata y recicla los residuos
El coste de instalación es más barato El coste de instalación es más caro
Menos sostenible Más sostenible
Más difícil y caro de mantener Más fácil y menos caro de mantener
No es legal en muchos países Legal en la mayoría de los países

Definiciones

Un pozo negro es un depósito de residuos cilíndrico de hormigón que se entierra a unos 3-5 metros bajo tierra. Se utiliza como almacenamiento temporal de residuos líquidos y sólidos.

Una fosa séptica, en cambio, es un recipiente que recibe, trata y procesa los materiales de desecho -sobre todo los residuos orgánicos humanos- mediante el uso de bacterias naturales.

Pozos negros y fosas sépticas

Los pozos negros y las fosas sépticas son métodos de eliminación de residuos que se utilizan habitualmente en zonas en las que no se puede acceder a un sistema público de tratamiento de aguas residuales. Aunque ambos se utilizan como técnica privada de eliminación de residuos, hay una gran diferencia entre un pozo negro y una fosa séptica.

Orígenes

El pozo negro y la fosa séptica se encuentran entre las formas más antiguas de sistemas de gestión de residuos utilizados en diferentes continentes, pero entre los dos, el primero es un método de eliminación de residuos más antiguo. El pozo negro se desarrolló a finales del siglo XVII, cuando la población crecía a un ritmo más rápido, lo que provocaba un mayor volumen de residuos. La fosa séptica, en cambio, fue inventada por John Mouras en el siglo XIX.

Leer:  Diferencias entre Bluetooth y Wifi

Construcción

En comparación con la fosa séptica, el pozo negro es mucho más sencillo en cuanto a su construcción. Un pozo negro es un contenedor de residuos cilíndrico enterrado a unos 3-5 metros bajo tierra. Suele estar construido con paredes de ladrillo u hormigón, y suele tener un metro de diámetro. Físicamente, puede compararse con un pozo-linterna, con la diferencia de que está construido con agujeros y está cubierto con una escotilla. Para recoger los residuos sólidos y líquidos, se conecta una entrada de aguas residuales a los agujeros del pozo negro.

Una fosa séptica, en cambio, tiene una forma más compleja. Aunque las versiones modernas incluyen un único tanque con un sistema séptico de flujo múltiple, la mayoría de las fosas sépticas se construyen con dos partes importantes: un tanque de residuos y un campo de drenaje (también llamado pozo de absorción).

El tanque, que puede almacenar más de 1.000 galones de materiales de desecho, suele estar hecho con fibra de vidrio u hormigón. Al igual que el pozo negro, las aguas residuales se vierten en el tanque mediante el uso de tuberías que están conectadas al establecimiento. A medida que los residuos sólidos se tratan en el tanque, los materiales residuales líquidos se dirigen al campo de drenaje o pozo de absorción, que es un agujero lleno de piedra gruesa y escombros. El campo de drenaje permite que los residuos líquidos se filtren en el suelo.

Función

Ambos se utilizan como método tradicional de eliminación de residuos, pero su función es completamente diferente. Un pozo negro se utiliza principalmente como un contenedor de retención, donde los residuos sólidos (lodos) se depositan en el fondo, mientras que los residuos líquidos (escoria) se filtran de nuevo en el suelo.

Leer:  Diferencias entre procesadores de 32 bits y de 64 bits

A diferencia del pozo negro, la fosa séptica no se limita a almacenar las aguas residuales. Más bien, las almacena, las trata y las procesa mediante el uso de bacterias naturales. Los residuos sólidos quedan asentados en la base de la fosa, donde forman un lodo, mientras que los residuos líquidos quedan suspendidos en el centro de la fosa antes de ser bombeados al campo de drenaje, una planta de tratamiento natural que trata, limpia y recicla el agua. Después de ser tratada por procesos biológicos naturales, el agua vuelve a filtrarse en el suelo.

Coste de instalación

Dado que una fosa séptica es más compleja tanto en su forma como en su funcionamiento, su coste de instalación es mayor que el de un pozo negro.

Sostenibilidad

Entre los dos, la instalación de una fosa séptica es más sostenible. Cuando se realiza un mantenimiento adecuado, las fosas sépticas pueden eliminar los contaminantes que pueden suponer un riesgo para el agua potable. Los pozos negros, por el contrario, no filtran los residuos del agua antes de dejar que se filtren en el suelo, lo que hace que sea más peligroso tanto para el medio ambiente como para las personas que rodean la zona.

Mantenimiento

Los pozos negros y las fosas sépticas requieren un bombeo regular y revisiones rutinarias, pero entre ellos, los pozos negros suelen ser más difíciles y costosos de mantener.

Consideraciones legales

Un pozo negro, al estar enterrado a gran profundidad, puede entrar en contacto con las aguas subterráneas, causando así problemas de salud. Dado que los pozos negros suponen una multitud de riesgos medioambientales y sanitarios, muchos estados han prohibido su uso. Las fosas sépticas, en cambio, están permitidas por la mayoría de las leyes estatales y federales.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad